Fiebre en las gradas


Si hay algún aficionado al fútbol que quiera ver plasmada su pasión en unas páginas; o si quiere iniciarse en la literatura, éste es su libro.

No sólo nos narra las vivencias del autor en un campo de fútbol a lo largo de los años, sino que el deporte rey le sirve como excusa para hablar de su situación personal y la de su país.

Cuenta unos acontecimientos comprendidos entre 1968 y 1992, se divide en tres partes: 1968-1975; 1976-1986; 1986-1992. Cada capítulo está encabezado por un breve título debajo del cual se nombra un partido. Cada encuentro va ligado a un estado de ánimo o a un momento histórico, de manera que a lo largo de esos 24 años nos podemos hacer una idea de la evolución del individuo y de la nación.

Comenzó a ir al campo con 11 años, en medio de un enrarecido entorno familiar. El primer partido lo presenció en Highbury y aunque resultó aburrido se quedó con ganas de volver.

De entre los temas que se entrelazan en la obra, podemos extraer tres:

1º- Sentimientos futbolísticos: casi siempre contradictorios, pues nos dice claramente que el juego del equipo siempre fue muy malo, nada vistoso para el espectador aunque haya breves momentos de buen juego; el estadio es frío e incomodo y admite que sufre en él. Pero a pesar de todo sigue asistiendo y viajando con el conjunto. A esto hay que añadirle las decepciones que le puedan dar los jugadores tanto por las expectativas creadas como por su desidia en algunos encuentros. Su pasión enfermiza por el fútbol le causó además varios problemas en sus relaciones personales al supeditarlo todo a los encuentros del Arsenal.

2º- Situación personal: sufre la separación de sus progenitores. Pasa a vivir con su madre mientras que a su padre lo ve menos ya que pasa mucho tiempo en Francia por motivos laborales, llegando a formar otra familia allí. Las experiencias adolescentes pierden importancia ante la trascendencia que para él tiene su equipo. Sufre una depresión al terminar la carrera y que le dura gran parte de los 80 porque sus trabajos le frustran. Él mismo reconoce que el fútbol le impidió madurar a su debido tiempo ya que se enzarzaba en discusiones balompédicas y desarrollaba ciertas manías pensando en que así su equipo ganaría. Durante un tiempo creyó que su suerte era paralela a la del Arsenal, que su rácano juego era un reflejo de su vida.

3º- Inglaterra: por las páginas, además de desfilar los jugadores del Arsenal de esos años -desde Ian Ure a Paul Merson, pasando por Supermac y David O’Leary- de otros equipos -Radomir Antic, Ian Rush, Barnes- también nos encontramos diversos momentos históricos, como la subida al poder de Margaret Tatcher, la primera guerra del Golfo, las tragedias de Heysel o Hillborough, los distintos programas de televisión.

En el libro se muestra una cultura futbolística propia, diferente a la de España, donde la referencia son el Barcelona, el Madrid y el equipo de la ciudad. En Inglaterra no necesariamente se es del equipo de la ciudad, aunque hay que tener en cuenta que una parte importante de los equipos de la Premier son de barrios de Londres. Lo que resulta curioso es que Hornby procede de un pueblo situado a 50 Km de la capital y que el Arsenal tiene más aficionados en los condados cercanos que en la propia ciudad. Los desplazamientos de la afición son masivos y se considera que un aficionado es poco animoso si no va a más de diez desplazamientos por temporada.

Como aficionado al fútbol tengo que decir que me siento identificado con la pasión que vive las idas y venidas de su equipo, y que a pesar de la distancia en el tiempo y en el espacio, y de no conocer al autor personalmente, que ambos estamos mirando un mismo objeto desde diferentes ángulos y distancias; o llevado a términos lingüísticos, un mismo significante tiene un significado propio para cada uno. Por ejemplo él habla de Radomir Antic como jugador, mientras que yo hablaría como entrenador; para él el campo es Highbury y para mí es el Emirates. La tragedia de Heysel, sin justificarla en ningún momento, la explica también desde otro punto de vista.

Lo dicho, aficionados al fútbol, éste es uno de vuestros libros de cabecera.

http://www.casadellibro.com/libro-fiebre-en-las-gradas/9788433974778/1190640

Anuncios

Acerca de lasletrasmolan

Soy licenciado en Filología hispánica y profesor de asignaturas de letras: Lengua castellana, Lingua galega, Latín, Historia, Filosofía, Técnicas de expresión escrita, Francés. Tengo experiencia docente en colegios, academias y a domicilio. Ofrezco una visión lúdica de las materias de letras, sin olvidar la base teórica y teniendo muy en cuenta las dificultades del alumno a la hora de afrontar sus estudios. Querido profesor: también cuento contigo y tal vez en algún momento te sientas identificado con alguna de las situaciones aquí expuestas. Queridos padres: sin vosotros esta página no sería posible. Si quieres clases u organizar talleres de escritura o de lectura, no dudes en escribirme o llamarme. Puedes llamarme al 628693668 o escribirme a lasletrasmolan@hotmail.es
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Fiebre en las gradas

  1. Pingback: Melibro » Fiebre en las gradas de Nick Hornby

  2. Pingback: Fiebre en las gradas de NIck Hornby | Melibro.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s