1º de PCPI de oficina del I.E.S. Rafael Alberti de Cádiz. Ejercicio completo.


Aquí os queda la actividad del elefante muerto completada por una alumna del centro.
 

Monólogo para un elefante muerto

Por lo que he visto hasta ahora, todavía no he encontrado este escrito en por Internet, así que como tengo el libro del Dr. Félix Rodríguez de la Fuente voy a copiarlo. Un claro ejemplo de que las letras y las ciencias son compatibles y no han de estar enfrentadas. La referencia es: Rodríguez de la Fuente, F. Animales salvajes de África oriental.  León. Ed. Everest. 1982 (8ª edición).  ISBN 84-241-5901-2. Págs 109, 110, 111.

Una tarde de cárdenos nubarrones descubrimos el cadáver de un elefante frente a las laderas del Ruwenzori. Estaba tan hinchado y monstruoso como si todo el miedo que pasó cuando le metieron dos balas en el cuerpo se le hubiera salido el corazón, llenando sus venas hasta hacerlas reventar debajo de la piel arrugada.

Sin trompa, sin defensas y sin la porción terminal de sus extremidades, que le habían amputado por la articulación del tarso, el maloliente corpachón del elefante me conmovió.

-¿Qué haces aquí, tendido sobre un costado, sin tus mejores atributos, cuando apenas has llegado a la flor de tu vida? ¿Quién te ha arrancado el espíritu sin cantar ni danzar en la luna nueva para devolverlo a tus antepasados? ¿Dónde están los chamanes que debieron propiciar y desagraviar a Komba, el padre de todos los elefantes, por haberte robado la vida?

Hace muchos miles de años que los hombres te matamos, hermano elefante. Pero te hemos matado a ti y a tus antepasados para alimentarnos con vuestra carne; para defendernos de los rigores del invierno con vuestras pieles; para que las toneladas de energía que atesorabais en vuestros cuerpos dieran vigor y supervivencia a nuestra propia especie. Cuando apenas balbucíamos, con el hacha de piedra en la mano y el amor a la vida en el corazón, te tendíamos ya trampas, porque eras la fuente de todos los terrores y de todas las aventuras: la muerte o la carne. ¿Quién te mata ahora y abandona tu cuerpo a las hienas y a los buitres? ¿Quién osa malgastar el tesoro de tus energías? ¿Dónde están los cazadores que no se han detenido a velar tus restos?

Yo te cantaré una canción, hermano elefante. Yo pondré en tus oídos muertos el misterio de unas palabras que aprendí de un chamán de los pigmeos efé. Unas palabras que se han transmitido de hombre a hombre, de cazador a cazador, desde el principio de los tiempos. De las tribus del mamut a las hordas de matadores de mastodontes, de los bosquimanos a los pigmeos; de todos y entre todos los que han matado la carne respetando el espíritu. De la ética antigua de los cazadores que consideraban como el más imperdonable tabú matar más de lo que se podía comer. Escucha, hermano elefante, la canción del pigmeo.

“¡Oh, elefante! Tú eres el más grande, el más hermoso y el más listo de todos los seres que huellan la selva con su pisada.

Yo no soy más que un pobre y torpe cazador que iba por la senda con la lanza pesada en la mano.

Y cuando un cazador siente el peso de la lanza en el brazo derecho, siempre quiere impulsarla con mucha fuerza hacia arriba y aliviarse.

Y como tú eres tan grande, ¡oh, elefante!, y yo soy tan pequeño y tan torpe, no vi que tu vientre cubre todo el techo de la selva. Y mi lanza se clavó en tu vientre.

Ahora ya estás muerto. Pero yo no te tocaré. Mis mujeres y mis hijos y los hombres de mi pueblo van a comer tu carne para que no se pudra y se pierda”.

VOCABULARIO

*        Cárdenos:  De color amoratado.

*        Tarso: Conjunto de pequeños huesos situados en el pie.

*        Propiciar: Ablandar, aplacar la ira de alguien, haciéndole favorable, benigno y propicio.

*        Desagraviar: Borrar o reparar el agravio hecho, dando al ofendido satisfacción cumplida.

*        Balbucir: Hablar o leer con pronunciación dificultosa, tarda y vacilante, trastocando a veces las letras o las sílabas.

*        Pigmeo: Individuo perteneciente a los pueblos enanos que viven en las selvas de la región ecuatorial de África y en grupos aislados en Borneo y Nueva Guinea.

*        Ladera: Declive de un monte o de una altura.

*        Conmover: Perturbar, inquietar, alterar, mover fuertemente o con eficacia.

*        Atributo: Cada una de las cualidades o propiedades de un ser.

LLAMADA DE TELÉFONO:

Cariño, soy yo. Hoy ha ocurrido algo terrible. Esta tarde, con el cielo negro a punto de llover, mientras caminaba con mi equipo hacia el pueblo, descubrimos el cadáver de un elefante. La pobre criatura estaba hecha un puzzle… Unos furtivos le habían arrancado la trompa y la parte baja de las patas. Ni siquiera lo habían matado antes de robarle sus virtudes. Debió de sufrir mucho por el horrible aspecto del resto de su cuerpo. Nos impactó tanto que no pude evitar emocionarme. Me arrodillé junto a él y, bajo el cielo nublado, comencé a recitarle la canción del pigmeo, esa que nos enseñaron los Pigmeos Efé cuando visitamos su aldea. Luego, con todo el pesar de mi corazón y el estómago hecho un nudo, nos fuimos antes de que el torrente de agua nos engullera en medio de la selva.

COMPARACIÓN ENTRE TEXTOS

Se nota el lenguaje coloquial después de todo, aunque mi vocabulario sea realmente así, es lo más coloquial que podría llegar a hablar respecto a un asunto como tal.

IMPRESIÓN PERSONAL:

Leer este texto ha sido algo que yo no haría por mi cuenta propia. Los animales significan mucho para mí y no me agrada saber que cosas como esta pasan todos los días en muchas partes del mundo. No obstante, ha sido instructivo hacerlo y estudiarlo en profundidad.

Anuncios

Acerca de lasletrasmolan

Soy licenciado en Filología hispánica y profesor de asignaturas de letras: Lengua castellana, Lingua galega, Latín, Historia, Filosofía, Técnicas de expresión escrita, Francés. Tengo experiencia docente en colegios, academias y a domicilio. Ofrezco una visión lúdica de las materias de letras, sin olvidar la base teórica y teniendo muy en cuenta las dificultades del alumno a la hora de afrontar sus estudios. Querido profesor: también cuento contigo y tal vez en algún momento te sientas identificado con alguna de las situaciones aquí expuestas. Queridos padres: sin vosotros esta página no sería posible. Si quieres clases u organizar talleres de escritura o de lectura, no dudes en escribirme o llamarme. Puedes llamarme al 628693668 o escribirme a lasletrasmolan@hotmail.es
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s