¿Cuál es la composición de las cremas para las manos? La respuesta está en la literatura.


 Constantemente se anuncia en los medios cremas y pomadas que nos garantizan que nuestras manos se mantengan tersas y suaves incluso en épocas en las que el intenso frío causa mayores estragos. Quienes tengáis los suficientes conocimientos de química, o al menos la curiosidad suficiente, lo sabéis de sobra; yo también lo sé, pero voy a darle un poco de emoción.

Leyendo Los santos inocentes, de Miguel Delibes; nos encontramos el siguiente fragmento: la Régula está reprendiendo a Azarías, que como sabemos es un hombre cuyo desarrollo intelectual no es muy elevado. Se desarrolla la siguiente situación:

“Azarías, ¿qué tiempo hace que no te lavas? y el Azarías,

eso los señoritos

y ella, la Régula,

ae, los señoritos, el agua no cuesta dinero, cacho marrano,

y el Azarías, sin decir palabra, mostró sus manos de un lado y de otro, con la mugre acumulada en las arrugas, y, finalmente dijo humildemente, a modo de explicación,

me las orino cada mañana para que no me se agrieten,

y la Régula, fuera de sí,

ae, semejante puerco, ¿no ves que estás criando miseria y se la pegas a la criatura?”

Posiblemente nuestra reacción será similar a la de la Régula; alguien nos dice que se orina en las manos para evitar que se le agrieten y seguro que le miramos con repugnancia.

 

En Las uvas de la ira, de Steinbeck, encontramos el siguiente fragmento.

“Hizo fuerza y la llave se le resbaló. Un desgarrón largo apareció en el dorso de su mano. Tom lo miró: la sangre fluía sin pausa de la herida y se juntaba con el aceite y caía en el cárter.

…Se limpió la mano con un trozo de arpillera e inspeccionó el corte-. Sangrando como un hijo de puta -dijo-. Bueno, yo sé cómo pararlo –orinó en la tierra, cogió un poco del barro resultante y lo aplicó sobre la herida. La sangre siguió manando un momento y luego el flujo se cortó-. Es lo mejor que hay en el mundo para cortar la sangre -dijo.

-También son buenas las telas de araña -dijo Casy.

-Ya lo sé, pero aquí no hay telas de araña y, en cambio, siempre puedes conseguir pis”.

En ambos fragmentos, el destacado es mío. Es decir, tras leer las dos citas, podemos pensar que la orina tiene propiedades maravillosas sobre la piel, previene las grietas y cura las heridas; todo esto escrito por dos autores tan distantes en el espacio como Delibes y Steinbeck; el segundo añade las telas de araña para cerrar hemorragias. Tienen en común Azarías y Tom el ser gente de campo; con lo cual es posible que exista una sabiduría desconocida para la gente de ciudad.

Ahora podemos mirar la composición de la orina:

http://ocw.uniovi.es/pluginfile.php/1683/mod_resource/content/1/TEMA_5._Fisiologia_del_Sistema_Urinario_OCW.PDF

Centrémonos en su composición: un 95% de agua, el resto son toxinas, desechos del nitrógeno, pigmentos, hormonas, etc. Si todo dependiese del agua no sería necesario orinar, así que la clave está en el resto.

Repasemos ahora la composición de alguna de las cremas modernas que se utilizan para tener las manos suaves: curiosamente hay algunas que en su nombre llevan uno de los componentes de la orina: la urea.

http://www.isdin.com/es/piel-seca/locion-hidratante-ureadin-rx

Aquí se nos dice claramente: en su composición hay determinados porcentajes de urea; un producto de desecho que se expulsa a través de la orina.

De la misma manera que existen máquinas destinadas al ordeño de vacas, ¿existirán “orinadores” automáticos que extraigan el líquido elemento para fabricar las cremas? Tranquilos, la urea se puede sintetizar en laboratorios: https://curiosoando.com/que-es-la-urea

En este episodio de Friends ocurre algo relacionado con el tema: http://youtu.be/Rn-vzBODT-Q

Anuncios

Acerca de lasletrasmolan

Soy licenciado en Filología hispánica y profesor de asignaturas de letras: Lengua castellana, Lingua galega, Latín, Historia, Filosofía, Técnicas de expresión escrita, Francés. Tengo experiencia docente en colegios, academias y a domicilio. Ofrezco una visión lúdica de las materias de letras, sin olvidar la base teórica y teniendo muy en cuenta las dificultades del alumno a la hora de afrontar sus estudios. Querido profesor: también cuento contigo y tal vez en algún momento te sientas identificado con alguna de las situaciones aquí expuestas. Queridos padres: sin vosotros esta página no sería posible. Si quieres clases u organizar talleres de escritura o de lectura, no dudes en escribirme o llamarme. Puedes llamarme al 628693668 o escribirme a lasletrasmolan@hotmail.es
Esta entrada fue publicada en Las conexiones ocultas, Literatura y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s