Una lectura marxista de Haruki Murakami.


Haruki Murakami nos sorprende en cada libro con sus atmósferas de fantasía en escenarios reales, sus retrospectivas en la historia de Japón y los países del entorno; con razón es uno de los escritores más famosos de la actualidad.

Admito estar muy nostálgico y protestón en las últimas entradas en lo que se refiere a la pérdida de importancia de la Filosofía en los planes de estudio, ya que si todo transcurre como está previsto, el curso 2015-16 será el último en el que dicha materia sea obligatoria; a partir del próximo curso será optativa y por primera vez en mucho tiempo, tal vez siglos, existirán bachilleres que jamás habrán oído hablar de Platón, Descartes, etc.

¿Qué tiene que ver el primer párrafo con el segundo? Pues muchísimo, puesto que iba a lanzar una propuesta destinada a profes y alumnos de Filosofía, en un principio sería una prueba general y ahora quedará reservada para unos pocos. La propuesta es que, aparte de analizar los textos de los autores de siempre, se buscase relación con la filosofía de cualquier autor en alguna cita de cualquier novelista o poeta moderno. Y hay un fragmento de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, de Haruki Murakami, que se presta a una lectura marxista. Es el siguiente:

“Aquí invierto varios días en acabar “mi” peluca. Porque, para hacer una peluca, se tardan varios días, aunque difiere en la función de la categoría de la peluca. Divido la base en cuadraditos muy pequeños y voy insertando cabellos, uno a uno, en los cuadraditos. Pero esto no es un trabajo en cadena, sino que es mi trabajo. Yo acabo “mi peluca” invirtiendo varios días. Cuando la termino, lo que a mía me gustaría es estampar mi firma. Por supuesto que no lo hago, porque, si llegara a hacerlo, me reñirían en el momento en que lo descubrieran. Pero ¿Sabes?, me produce una sensación maravillosa saber que en algún lugar del mundo hay alguien que lleva la peluca que yo he hecho.”

Efectivamente, aquí nos encontramos una chica que trabaja en la cadena de producción de una empresa que fabrica pelucas, por tanto se trata de una obrera especializada, en la que su trabajo le lleva varios días, pero ese trabajo no es suyo, sino para la empresa, con lo cual el objeto que produce no le pertenece, y si quisiese afirmar su posesión a la manera de una rúbrica, sufriría consecuencias negativas.

Aquí está perfectamente reflejado el concepto de alienación: el hombre es un ser que intenta realizarse en el trabajo, que es su actividad creadora; produce bienes materiales. Es la forma que tiene de desarrollarse, trabajar transformando la naturaleza y se proyecta sobre los productos de su trabajo; es decir, “humaniza” esa materia. En este caso, la fabricante de pelucas proyecta sobre ellas su personalidad.

Pero para que el producto sea realmente del trabajador, tiene que estar destinado para él, y no para unos pocos, que son los que se enriquecen con su trabajo al vender ese producto; como no es así, entonces  decimos que el obrero está alienado, ya que el objeto fabricado pasa a ser propiedad de los dueños de los medios de producción, que lo distribuyen de acuerdo con sus criterios, aquí la obrera no puede ponerle la firma a la peluca ya que, aunque la hizo ella y sería suya, no le pertenece, sino que es propiedad del dueño de la empresa, que es el que se lucra con el producto del trabajo de los demás.

Para Marx la historia es un proceso dialéctico, es decir, un enfrentamiento entre contrarios, que son los propietarios y las fuerzas productivas, que terminará cuando uno de los dos elementos desaparezca, lo que llevará consigo la supresión de las clases sociales. En el texto de Haruki Murakami la chica representa a las fuerzas productivas mientras que el productor está representado de una manera impersonal, son unos seres indeterminados que “le reñirán” si se apropia del trabajo que ella realizó; es decir, de alguna manera se simboliza una lucha de clases en la que la obrera no quiere participar, sino que la acepta y encuentra su felicidad en saber que alguien en el mundo se beneficiará de su trabajo. Es decir, que aunque ella directamente no saque todo el beneficio económico de su trabajo, no está del todo alienada ya que se realiza sabiendo que su trabajo va a ser útil para alguien en algún lugar del mundo.

Libros consultados:

Caballero Fernández, M. et al. Noesis. Historia de la Filosofía. Barcelona. Vicens Vives. 1996. Págs. 357 a 383.

García-Mauriño J. M. y Fernández Revuelta, J. A. Marx. Alienación e ideología. Cuadernos de COU y Selectividad. Madrid. Alhambra Longman. 1992.

Anuncios

Acerca de lasletrasmolan

Soy licenciado en Filología hispánica y profesor de asignaturas de letras: Lengua castellana, Lingua galega, Latín, Historia, Filosofía, Técnicas de expresión escrita, Francés. Tengo experiencia docente en colegios, academias y a domicilio. Ofrezco una visión lúdica de las materias de letras, sin olvidar la base teórica y teniendo muy en cuenta las dificultades del alumno a la hora de afrontar sus estudios. Querido profesor: también cuento contigo y tal vez en algún momento te sientas identificado con alguna de las situaciones aquí expuestas. Queridos padres: sin vosotros esta página no sería posible. Si quieres clases u organizar talleres de escritura o de lectura, no dudes en escribirme o llamarme. Puedes llamarme al 628693668 o escribirme a lasletrasmolan@hotmail.es
Esta entrada fue publicada en Filosofía y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s