El presente también es pasado y futuro.


Además de el uso habitual del presente, para expresar acciones que ocurren en el momento del habla, también puede usarse para hablar de hechos pasados, futuros, así como para dar órdenes.

También dentro de su uso recto, es decir, para lo que ocurre en este mismo instante, podemos introducir otras precisiones.

La interpretación más estricta es la que habla del presente puntual o momentáneo, y la verdad, aunque sea la más exacta es la que menos frecuente, ya que describe los hechos justo en el instante que se producen. Por ejemplo en la narración de un partido, cuando se dice “Iniesta pasa el balón a Busquets”, esa acción tiene lugar en ese preciso momento, ya que dos segundos después  formará parte del pasado.

El presente habitual o cíclico alude a situaciones que se repiten; puede ir acompañado de adverbios o locuciones adverbiales: habitualmente, siempre, por lo general, de ordinario y otras similares. Ejemplo: “poco vale la riqueza sin la sabiduría, y de ordinario andan reñidas”.

El presente gnómico enuncia verdades atemporales o universales: La Tierra gira alrededor del sol.

Presentes retrospectivos o con valor de pasado: podemos utilizar el presente al hablar de hechos que sucedieron en otras épocas: Cervantes muere un 23 de abril.

En este tipo de presentes podemos encontrar los presentes analíticos, como cuando se reproduce una cita de un autor “Dice Menéndez Pidal “los hechos de la historia...””, los presentes de sucesos inmediatos “mi hija me explica en una carta…”.

El presente prospectivo hace referencia a hechos del futuro y se diferencia de éste en que necesita un complemento que aporte la información necesaria: “me iré”, “me voy dentro de dos meses”; ya que en caso de no llevarlo, se puede pensar que es un hecho que se puede producir inmediatamente. Este valor también lo tiene en las condicionales; recordemos este entrañable anuncio.

Otro valor que puede tener es el imperativo: tú vas y le dices

Elaborado a partir de R.A.E. Nueva gramática de la lengua española. Madrid. Espasa. 2009. Vol I. Págs. 1709-1721.

Anuncios

Acerca de lasletrasmolan

Soy licenciado en Filología hispánica y profesor de asignaturas de letras: Lengua castellana, Lingua galega, Latín, Historia, Filosofía, Técnicas de expresión escrita, Francés. Tengo experiencia docente en colegios, academias y a domicilio. Ofrezco una visión lúdica de las materias de letras, sin olvidar la base teórica y teniendo muy en cuenta las dificultades del alumno a la hora de afrontar sus estudios. Querido profesor: también cuento contigo y tal vez en algún momento te sientas identificado con alguna de las situaciones aquí expuestas. Queridos padres: sin vosotros esta página no sería posible. Si quieres clases u organizar talleres de escritura o de lectura, no dudes en escribirme o llamarme. Puedes llamarme al 628693668 o escribirme a lasletrasmolan@hotmail.es
Esta entrada fue publicada en Español para extranjeros. The relaxing conversaciones. y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El presente también es pasado y futuro.

  1. Un detalle: al inicio del post dice “Además de el uso habitual del pasado…”. Dice “pasado” en lugar de “presente”. Saludos!

    Le gusta a 1 persona

  2. Javier Valladolid Antoranz dijo:

    Técnicamente, la acción ha empezado en el pasado y se desarrolla en un tramo del futuro mientras hablamos, aunque el presente no deja de ser eso; un tiempo continuo en una secuencia breve entre el pasado y el futuro. No solemos fijarnos en los muchos usos del presente, pero son fundamentales.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s