También las Humanidades se aprovechan de sí mismas: el problema de Platón.


En anteriores entradas hablábamos de cómo las disciplinas de ciencias utilizaban términos procedentes  de las humanidades para crear sus propios conceptos. Comprobábamos que el resultado generalmente se distanciaba de la idea original. Desde el punto de vista terminológico no hay mayor problema; de modo que si se llama Complejo de Edipo a la atracción que un niño pequeño siente por su madre, no hay ningún problema, aunque proceda de una mala lectura de la mitología griega. Lo malo es que, dada la eliminación progresiva de las asignaturas de letras de los planes de estudio, existirán millones de personas que desconozcan el verdadero origen de esta historia.

No obstante, también dentro de las humanidades también existe un “trasvase” de conceptos. En el caso de hoy hablaremos de “el problema de Platón” que no es filosófico, sino lingüístico. Se refiere a la paradoja que resulta el que los niños adquieran el lenguaje teniendo en cuenta la pobreza de los estímulos que reciben.

Efectivamente ¿Cómo puede ser que un niño, de cero a cinco años progrese tanto en la adquisición del lenguaje teniendo en cuenta que parte con una total desventaja con respecto a los adultos? Vayamos repasando: durante su primer año de vida está gran parte de su tiempo en la cuna o en un corral, cierto es que se le pueden poner cerca juguetes de vivos colores para estimularlo, pero hay que reconocer que los estímulos son muy escasos. Luego, cierto es que puede ir a un centro educativo, pero también está claro que la interacción lingüística tanto con los padres como con los docentes es más bien restringida, pues el vocabulario con el que se dirigen a él es restringido, se le suele hablar con diminutivos y en ningún momento recibe lecciones de gramática para expresarse como los adultos. Pensándolo así parece casi un milagro que pueda desarrollar una competencia comunicativa alta; y sin embargo llega.

¿Qué tiene que ver Platón con todo esto?

Pues como hablamos de aprendizaje nos viene a  la memoria la teoría del conocimiento de Platón y el Mito de la Caverna; en ambos casos hablamos de un aprendizaje en situaciones donde el entorno no lo favorece.

Platón entiende el conocimiento como recuerdo, ya que para él este mundo es un reflejo del Mundo de las Ideas, que es el verdadero y del que procede el alma; por tanto lo que aquí se ve no es más que una proyección de la realidad, hablando en términos coloquiales, una visión deformada de las cosas. Con el mito de la caverna nos trata de explicar lo limitados que estamos en este mundo y lo incomprendidos que son aquellos que alcanzan el verdadero conocimiento, algo que se consigue a través del alma.

Por tanto, la forma que tiene la Lingüística de llamar a esta situación en la que el aprendizaje se adquiere en circunstancias poco propicias parece ajustada, aunque tal vez la restrinja a un contexto muy limitado, puesto que Platón se refiere al conocimiento en general y parte de la base de que el mundo real es otro, mientras que nosotros vivimos en una proyección del mismo mientras que la teoría lingüística, es de suponer, que no tendrá en cuenta un Mundo de las Ideas y que este lenguaje es un reflejo del lenguaje “ideal”.

Fernández Lagunilla. M. Anula Rebollo. A. Sintaxis y cognición. Introducción a la gramática generativa. Madrid. Síntesis. 2004. Págs. 19 y 20.

http://www.webdianoia.com/platon/platon_fil_cono_2.htm

http://www.webdianoia.com/platon/textos/platon_caverna.htm

Anuncios

Acerca de lasletrasmolan

Soy licenciado en Filología hispánica y profesor de asignaturas de letras: Lengua castellana, Lingua galega, Latín, Historia, Filosofía, Técnicas de expresión escrita, Francés. Tengo experiencia docente en colegios, academias y a domicilio. Ofrezco una visión lúdica de las materias de letras, sin olvidar la base teórica y teniendo muy en cuenta las dificultades del alumno a la hora de afrontar sus estudios. Querido profesor: también cuento contigo y tal vez en algún momento te sientas identificado con alguna de las situaciones aquí expuestas. Queridos padres: sin vosotros esta página no sería posible. Si quieres clases u organizar talleres de escritura o de lectura, no dudes en escribirme o llamarme. Puedes llamarme al 628693668 o escribirme a lasletrasmolan@hotmail.es
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s