Filosofía política de la saga Divergente. 2ª parte.


Continuamos con el desarrollo teórico: Esta sociedad en teoría armoniosa se ve alterada precisamente por lo que se dijo al principio, esa predisposición del ser humano a causar el mal. En teoría la única facción buena por naturaleza es Abnegación; Erudición, que son aquellos que buscan el conocimiento, tienen ansias de poder y tratan de desbancar por la fuerza a los abnegados y exterminarlos a todos, para ello usan a Osadía (la clase militar). Recordamos que en el sistema propuesto por Platón la clase dirigente poseía una combinación de virtudes que aquí se reparten entre varias facciones, como dijimos en la entrada anterior; una de ellas es el conocimiento, aquí Erudición, si bien en el caso de esta saga, se corresponde con un conocimiento “superficial”.

Hace mucho tiempo, en Erudición se primaba la búsqueda del conocimiento y el ingenio para hacer el bien. Ahora se prima la búsqueda del conocimiento y el ingenio por la codicia. Divergente.

Esa sociedad se ve desequilibrada al faltarle uno de sus puntales, la facción de Abnegación, y ese gobierno llevado por los eruditos con el apoyo del “ejército” ya tiene una oposición; los abandonados, aquellos que no superaron las pruebas para encontrar grupo y que viven en los suburbios. La gente con facción piensa que son pocos y carentes de orden, sin embargo no tardan en darse cuenta que esa idea es falsa:

Estamos en un almacén de abandonados, y los abandonados, que, supuestamente, están desperdigados, aislados y no tienen comunidad…, están juntos en su interior. Están juntos, como una facción.

No sé qué me esperaba de ellos, pero me sorprende los normales que parecen. No se pelean ni se evitan. Algunos cuentan chistes, otros hablan en voz baja. Sin embargo, poco a poco, todos se van dando cuenta de que no encajamos allí… Insurgente.

Se consigue abolir el sistema de facciones, sin embargo el problema de fondo sigue siendo el mismo, se sigue dando una falsa posibilidad de elegir y se castiga la elección equivocada.

-Las facciones son malvadas y no pueden restaurarse. Preferiría destruirnos a todos.

-Las facciones eran malvadas porque no había forma de salir de ellas… Nos ofrecían la ilusión de que podíamos decidir sin, en realidad, dejarnos sin elección. Es lo mismo que estás haciendo tú al abolirlas. Es como si dijeras: “Venga, elegid lo que queráis. ¡Pero que no sean las facciones si no queréis que os haga pedazos!” Leal.

Concluimos resumiendo la idea que estuvimos desarrollando aquí: el sistema de gobierno de la ciudad nos recuerda a Platón, pero mientras que con este autor se propone un sistema perfecto basado en la virtud, en la trilogía de Divergente se parte, desconozco de si forma consciente o no, de los principios de Hobbes, que parten de la base de que el ser humano es malo por naturaleza, con lo cual está buscando constantemente enfrentamiento con los demás para beneficiarse, alguno de los personajes toma conciencia de esa naturaleza perniciosa:

Es el inicio de la rebelión leal que he estado esperando desde que oí que se había formado el grupo. Aunque me ha parecido inevitable desde que vi la forma de gobernar de Evelyn, me siento mal. Es como si las rebeliones no acabaran nunca: en la ciudad, en el complejo, por todas partes. Solo hay unos cuantos instantes de reposo entre ellas, y nosotros, como tontos, decimos que eso es la paz. Leal.

http://www.sagadivergente.com/homeElige.php

Anuncios

Acerca de lasletrasmolan

Soy licenciado en Filología hispánica y profesor de asignaturas de letras: Lengua castellana, Lingua galega, Latín, Historia, Filosofía, Técnicas de expresión escrita, Francés. Tengo experiencia docente en colegios, academias y a domicilio. Ofrezco una visión lúdica de las materias de letras, sin olvidar la base teórica y teniendo muy en cuenta las dificultades del alumno a la hora de afrontar sus estudios. Querido profesor: también cuento contigo y tal vez en algún momento te sientas identificado con alguna de las situaciones aquí expuestas. Queridos padres: sin vosotros esta página no sería posible. Si quieres clases u organizar talleres de escritura o de lectura, no dudes en escribirme o llamarme. Puedes llamarme al 628693668 o escribirme a lasletrasmolan@hotmail.es
Esta entrada fue publicada en Filosofía, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s