El cliente siempre tuvo razón.


No nos referimos a aquellas personas que acuden a comprar a un establecimiento, que las leyes no escritas del comercio les conceden la razón, esperemos que no como a los locos.

Consultando el Diccionario crítico etimológico castellano e hispánico, Vol II, de Corominas y Pascual se nos dice lo siguiente:

Cliente: del lat. cliens, -tis ‘protegido’ ‘persona defendida por un patrón’.

En los tiempos de la monarquía, los clientes eran personas dependientes o protegidas de los patricios, la clase social más alta. Se basaba en una relación de servicios recíprocos pero no igualitaria. El cliente recibía del patricio la tierra, el ganado y gozaba de su defensa ante el tribunal. A cambio tenía que servir en su ejército, ayudarlo financieramente en ocasiones; pasaba a formar parte de la gens del patrono en calidad de miembro joven y tomaba parte en el culto familiar y las reuniones de las curias.

Los clientes provenían de clases sociales con poco dinero, extranjeros, libertos, hijos ilegítimos o pobres.

En las leyes romanas decía lo siguiente: Patronus si clienti fraudem fecerit, sacer esto (el patrono que engañe a su cliente, será execrado).

Si extrapolamos todo este mundo a la sociedad actual, tendríamos que quien trabaja en el establecimiento son los patricios y los que vamos a comprar somos personas de categoría inferior que necesitamos su protección; de manera que, etimológicamente hablando, no somos tan importantes como nos quieren hacer creer; en realidad nos están protegiendo a cambio de servidumbre, aunque existan leyes que nos amparen como consumidores.

La parte histórica consultada en Kovaliov S. I. Historia de Roma. Madrid. Akal. 1992. Pág. 61

Anuncios

Acerca de lasletrasmolan

Soy licenciado en Filología hispánica y profesor de asignaturas de letras: Lengua castellana, Lingua galega, Latín, Historia, Filosofía, Técnicas de expresión escrita, Francés. Tengo experiencia docente en colegios, academias y a domicilio. Ofrezco una visión lúdica de las materias de letras, sin olvidar la base teórica y teniendo muy en cuenta las dificultades del alumno a la hora de afrontar sus estudios. Querido profesor: también cuento contigo y tal vez en algún momento te sientas identificado con alguna de las situaciones aquí expuestas. Queridos padres: sin vosotros esta página no sería posible. Si quieres clases u organizar talleres de escritura o de lectura, no dudes en escribirme o llamarme. Puedes llamarme al 628693668 o escribirme a lasletrasmolan@hotmail.es
Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.