El trabajo es una tortura (etimológicamente hablando).


Recientemente se publicó en una web un artículo que tuvo un gran éxito por redes sociales en el que se explican los orígenes etimológicos de la palabra española trabajo, algo que se busca mucho, por cierto. Pues bien, en sus orígenes era un instrumento de tortura llamado tripalium y que se utilizaba contra los esclavos para someterlos.

https://blogs.publico.es/strambotic/2019/05/tripallium-trabajo/

Dejando al margen la evolución semántica, centrémonos en la evolución fonética. ¿Cómo puede ser que tripalium dé una palabra tan diferente en forma y pronunciación como trabajo. Vamos analizando por partes.

TRIPALIUM.

  • Primera sílaba: se encuentra en posición pretónica (antes del acento). La consonante inicial /t/ es una oclusiva dental con un alto grado de perceptibilidad (Lausberg 1993: 136), seguida de una vibrante /r/ que aunque no es de las más claras, el conjunto /tr/, en general es fácil de pronunciar; al menos en el caso del iberorromance. En el caso de la vocal, que por “arte de magia” se transforme de /i/ en /a/, en un principio no habría una explicación sencilla. Siguiendo a Lausberg (1993: 287) se produce una armonización; es decir, la pronunciación de la /i/ se adapta a la de la vocal tónica /a/. Si la /i/ inicial es larga (ahora mismo no estoy en condiciones de asegurarlo), en castellano y en las demás lenguas romances en general, sigue dando /i/. En caso de ser breve, al pasar a castellano se transforma en /e/ (Penny 1998: 50), con lo cual es más fácil que se produzca esa armonización.
  • Segunda sílaba: es la sílaba tónica. La vocal se mantiene, y sin embargo pasamos de una oclusiva bilabial sorda /p/ a una oclusiva bilabial sonora /b/. Es un fenómeno conocido como lenición o debilitamiento que afecta a fonemas consonánticos en general en el paso del latín al romance en la parte occidental del Imperio. Una de sus manifestaciones es la sonorización de las consonantes sordas, como ocurre en este caso. (Penny 1998: 63, 74-75, 107).
  • Última sílaba: en ella se produjeron los cambios más grandes, pues pasamos de una secuencia que se pronuncia /lium/ (su representación es [ljum]) a otra pronunciada /jo/ (se representaría [xo]. Por una parte la última/ vocal /u/ latina, sea abierta o cerrada, pasa a ser /o/ en español. Por otra, la -m final latina, que ya desde la época de la república no se pronunciaba de manera tan firme, se perdió definitivamente en español (Lausberg 1993: 424 y 427). Finalmente, con el grupo /lj/, que ya en el latín vulgar se transformó en [λ] (es decir, el sonido de la /ll/ española) que posteriormente se fricativiza [Ӡ] (para entendernos, suena como la ll argentina); por último se transforma en el sonido de la “j” (Penny 1998: 60 y 61).

Resumimos los procesos sufridos:

Primera sílaba: Armonización de la /i/

Segunda sílaba: lenición o debilitamiento de la /p/ para transformarse en /b/

Tercera sílaba: grupo /li/ transformado en /j/, paso de /u/ a /o/ y desaparición de la /m/.

Obras consultadas:

Lausberg, Heinrich. Lingüística románica. Fonética. Madrid. Gredos 1993. 1ª ed. 4ª reimpresión.

Penny, Ralph. Gramática histórica del español. Barcelona. Ariel. 1998. 1ª ed. 1ª reimpresión.

Acerca de lasletrasmolan

Soy licenciado en Filología hispánica y profesor de asignaturas de letras: Lengua castellana, Lingua galega, Latín, Historia, Filosofía, Técnicas de expresión escrita, Francés. Tengo experiencia docente en colegios, academias y a domicilio. Ofrezco una visión lúdica de las materias de letras, sin olvidar la base teórica y teniendo muy en cuenta las dificultades del alumno a la hora de afrontar sus estudios. Querido profesor: también cuento contigo y tal vez en algún momento te sientas identificado con alguna de las situaciones aquí expuestas. Queridos padres: sin vosotros esta página no sería posible. Si quieres clases u organizar talleres de escritura o de lectura en Coruña ciudad, no dudes en escribirme o llamarme. Puedes llamarme, enviarme mensaje de WhatsApp o Telegram al 628693668 o escribirme a lasletrasmolan@hotmail.es
Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Este muerto está muy vivo y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .