Explicar sintaxis a alumnos con NEE. Un esquema “autofabricado”.


El esquema que voy a presentar a continuación no tiene nada de académico, lo he elaborado a partir de mi experiencia con alumnos con diferentes necesidades. Tal vez a un profesor de lengua le pueda resultar un tanto extraño, pero en ningún momento se ofrecerá ninguna información falsa en lo referente a la sintaxis, y tal vez para un psicopedagogo presentará numerosas lagunas; algo por otra parte lógico, pues yo no poseo ese conocimiento tan amplio en estos campos.

He venido observando a lo largo de los años que llevo dando clase, que aquellos alumnos que tienen Déficit de atención o Asperger, presentan grandes dificultades a la hora de realizar el análisis sintáctico; los ejercicios se observan muy desordenados y la asignación de las funciones no suele responder a los criterios académicos. En un aula de treinta alumnos es más difícil de controlar, pero individualmente se puede lograr un gran progreso trabajando con constancia, como todo el mundo.

Hay veces que se les hacen adaptaciones en las que se les elimina el análisis sintáctico en la ESO, personalmente lo considero un error; pero después en el Bachillerato no la hay, tiene que analizar sintácticamente, les falta la base de los años anteriores, y con las necesidades educativas que tienen, el resultado suele ser negativo.

En estos casos yo siempre lo que hacía era insistirles en las normas más elementales de la sintaxis y destacárselas: como que el Sujeto no comienza por preposición y que en “A mí me gusta el helado” “A mí” nunca puede ser sujeto o que el CD no está presente en las oraciones copulativas. Eso con la oración simple. Y sin embargo como desde un principio digan que “a mí” es el sujeto, luego es muy complicado que rectifiquen. Pues imaginemos lo que puede pasar cuando hay más de un verbo y subordinadas de por medio.

El esquema creado naturalmente no es definitivo, sería muy pretencioso por mi parte declararlo así; pues todo depende de las dificultades que se vaya encontrando cada alumno. Lo que sí puedo decir es que está basado en los distintos casos que me he ido encontrando todos estos años, y que con ellos funciona bastante bien. Posiblemente vosotros tengáis un sistema similar de trabajo.

Tampoco es viene explicado todo al estilo de los libros, donde en diferentes lecciones se explican los tipos de oración según el modus o el dictum, las funciones sintácticas o las oraciones subordinadas. Aquí se va ofreciendo la información a medida que va surgiendo; pues posiblemente uno de los problemas que presentan estos alumnos es que tienen dificultades en aplicar la teoría estudiada en el libro.

Se establece una pequeña “jerarquía” en la que los diferentes pasos que se dan en el análisis sintáctico. El color rojo para cuando hablamos de verbos en la oración simple. El verde para las diferentes funciones sintácticas de la oración simple. El morado para establecer la clasificación de las oraciones en las que aparece más de un verbo (coordinadas, yuxtapuestas y diferentes subordinadas); el marrón para los “subtipos” que nos encontramos en las anteriormente citadas (como adversativas o subordinadas sustantivas de Sujeto). El azul para todos los ejemplos.

Cuando hablamos del Sujeto aprovechamos para hablar de los tipos de oraciones impersonales con ejemplos muy claros de cada uno de los tipos.

Al hablar del Complemento Directo introducimos el concepto de oración transitiva y establecemos la relación con el Complemento Agente y la pasiva.

En una primera aproximación, hay un par de lagunas; pues me faltaría indicar el sujeto con preposición de “hasta” y “entre” y que el CD de persona puede ser con “le”. Las subordinadas adverbiales están poco desarrolladas, ya que en general los alumnos no presentaban mayores problemas para identificarlas. Cuestan más las sustantivas y las adjetivas.

Por supuesto que no se trata de memorizarlo. Sirve de guía para realizar el análisis de una forma secuenciada, pues en eso consiste el análisis sintáctico con apoyo de diferentes colores y con ejemplos sencillos y muy claros y pienso que les puede ayudar a mejorar la concentración y a trabajar de forma progresiva; creo que de momento sería mucho pedir que se utilizase como terapia, pero ahí lo dejo.

El próximo día podemos intentar con algún ejemplo.

Anuncios
Publicado en Lengua, Sin taxis no hay transporte y sin sintaxis no hay aprobado | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Posibles soluciones a la conjetura de la vaca; o de la baca.


-Profe, si llevamos una vaca en la baca y se cae la primera ¿cómo lo podemos decir? Si lo ponemos por escrito queda claro, pero oralmente…

Efectivamente supone un gran problema lingüístico a la altura de los más difíciles problemas matemáticos sin resolver. Recordemos que en matemáticas una conjetura es una afirmación que se supone cierta pero que por ahora no puede ser demostrada. Una de las más famosas es la Conjetura de Goldbach, que dice que todo número par mayor que dos puede escribirse como suma de dos números primos. Naturalmente podemos comprobarlo, con cantidades bajas: 4= 3 + 1; 8= 5 + 3 pero para demostrarlo con cifras mucho más elevadas es más complicado.

Pues con la “vaca” y la “baca” se nos plantea un problema parecido ¿Cómo resolverlo?

Antes de nada ¿cómo llamarlo?

Suena bien: “el problema oral de la vaca baca” o “la resolución oral del problema de la vaca, o de la baca”. Pienso que tiene que quedar claro desde un primer momento que el problema únicamente se produce en la lengua hablada, no en la escrita. Propongo las siguientes soluciones:

1- Nos fiamos del contexto y de nuestro conocimiento del mundo y damos por supuesto que la vaca va sobre la baca; y en el momento que se nos hable de la caída sobreentendemos que es el animal quien padece la ley de la gravedad.

2- Nos basamos en su naturaleza de homónimos homófonos y apelamos a su grafía. Diríamos: “la vaca con “v” se ha caído de la vaca con “b””.

3- Recurrimos a la sustitución por sinónimos de uno o los dos elementos:

La vaca se ha caído del portaequipajes.

El rumiante se ha caído de la baca.

El rumiante se ha caído del portaequipajes.

Y así sucesivamente. No obstante podríamos dejarlo reducido a “la vaca, animal, ha caído de la baca del coche”.

Publicado en Ortografía: ni contigo ni sin ti, Semántica; el alma de las palabras | 2 comentarios

¡Sorteo entre los seguidores del blog!


Los seguidores del blog podéis participar en el sorteo de la novela de Alonso Barán El arte de morir dos veces. A continuación tenéis las bases.

1/Se sortea un ejemplar del libro EL ARTE DE MORIR DOS VECES, firmado por el autor, entre los seguidores de los blogs adheridos a esta promoción. Las bases completas para el sorteo se encuentran en: https://alonsobaran.blogspot.com.es/2018/01/bases-sorteo-de-un-ejemplar-de-el-arte.html

2/ Ser seguidor de este blog. Si eres visitante, no puedes participar, para hacerlo aprovecha y hazte seguidor.

3/Los gastos de envío del premio serán gratuitos para el ganador dentro del territorio español (Península Ibérica, Baleares, Islas Canarias, Ceuta y Melilla).

4/El sorteo tendrá una duración de un mes, terminará  el 8 de febrero de 2018 a las 00:07 (hora peninsular de España), el ganador lo anunciará Sorteos RT en su web https://www.sorteosrt.es/

5/Para participar el concursante deberá retuitear un tuit específico desde la cuenta de twitter del autor: @alonsobaran.  El tuit es el siguiente.

 

¡Mucha suerte a los participantes!

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Pretérito imperfecto (cantaba). Valores primarios.


Presenta la situaciones mientras se realizan, sin aludir al inicio ni al fin.

Necesita vincular su denotación temporal con otra situación pasada.

EJEMPLOS: paseaba por la playa (me refiero a un hecho pasado pero no indico ni su comienzo ni su final). Se opone a paseé por la playa a que esto indica un hecho que ya está terminado.

Igualmente hay que indicar en qué instante se desarrolla la acción, bien con otro verbo, bien con otro tipo e indicadores:

Aquel acontecimiento sucedió cuando yo paseaba por la playa.

En aquel instante, paseaba por la playa.

 

Tiene tres valores primarios:

1- Presente del pasado – Acción secundaria:

Cuando llegué, los ciclistas pedaleaban.

Indico que al llegar se estaba realizando esa acción, pero en ningún momento se dice el instante en el que comenzó ni si ya está acabada.

Va acompañado de un verbo en pretérito perfecto.

 

2- Acciones habituales.

En aquella época iba a todos los conciertos.

Queda explícito el lapso de tiempo en el que se realiza dicha acción. En este caso es (en aquella época).

 

3- Descripción del pasado.

Era una ciudad en la que había una gran actividad industrial.

Se emplean verbos de estado (ser, estar, tener, haber) en imperfecto para descripciones  que hacen referencia a cualidades o características que sólo pueden comprobarse estáticamente.

 

María Luz Gutiérrez Araus. Formas temporales del pasado de indicativo. Cuadernos de Lengua Española. Madrid. Arco Libros. 1995

R.A.E. Nueva gramática de la lengua española. Madrid. Espasa. 2009. Vol. 1 Págs. 1743 a 1748

Publicado en Español para extranjeros. The relaxing conversaciones. | Deja un comentario

Un año con la tabla periódica de la ortografía.


Por estas fechas cumple el primer aniversario esta maravilla; la tabla periódica de la ortografía. Aprovecha todos los elementos de la tabla periódica para explicar ortografía. Gracias a Juan Romeu y todo el equipo. Enhorabuena.

https://sinfaltas.com/2016/12/08/la-tabla-periodica-de-la-ortografia/

Publicado en Ortografía: ni contigo ni sin ti | Etiquetado , , | Deja un comentario

¡Nueva novela de Alonso Barán! El arte de morir dos veces.


Sinopsis

Alex es una persona normal y corriente, alguien ahogado por las deudas a quien surge la oportunidad de cambiar su problemática existencia. Para aprovecharla sólo tiene que robar una gran suma de dinero, fingir su muerte y escapar a México.

Lo que no imagina es que al tomar las riendas de su destino pondrá tras a él a toda la policía de los Estados Unidos y a su némesis, Solomon Schwarz, un ex militar traumatizado por la guerra de Irak quien sale de inmediato tras su rastro dejando un reguero de sangre a su paso y que no se detendrá hasta atraparlo.

Durante su huida, Alex conocerá a extraños personajes de la América profunda cuyas aviesas intenciones convertirán su viaje en una asfixiante carrera por la supervivencia.

Al mismo tiempo, a Moses y Becky Mitchell, marido y mujer y policías, el robo les obligará a emprender una persecución que los llevará, como a Alex y Schwartz, a atravesar carreteras, poblados y pantanos y enfrentarse a las más diversas situaciones (desde tornados hasta caníbales) y a una larga lista de personajes variopintos con los que entrarán en contacto durante su aventura.

El arte de morir dos veces es un thriller existencialista minucioso en su forma de elaborar la intriga, grandioso en los escenarios y en la acción, y que aporta al lector una perspectiva reveladora sobre el tránsito por la vida.

El arte de morir dos veces te dejará con la sensación de haber leído una novela trepidante y genial.

 

BOOKTRAILER: https://www.youtube.com/watch?v=t3i6oq9ldR0

 

Fragmentos libro

«Ve a por tus sueños y no permitas que los hombres pequeños te contagien su inmundo veneno, pues no pararán hasta transmitirte su resentimiento y su maldita castración. Que no te preocupe fracasar porque siempre ganarás y siempre perderás. Ríe, llora, sufre, vence y di a las personas lo que sientes por ellas. Acumula experiencias, no esperes a que sucedan, porque la única verdad es que el tiempo se va y la muerte viene».

 

«Alex oía su propia respiración chocar contra el paño negro que lo cegaba, el sonido de unas pesadas puertas al abrirse precedió al vocerío de una algarada que se abatió sobre él como una ola. Notó que lo llevaban al exterior, la claridad del día atravesaba su capucha con finos rayos de sol que se le clavaban en los ojos. Empezó a sentir las piernas y, apoyado en los hombros de sus guardianes, dio unos torpes pasos. Percibía que avanzaban de forma atropellada entre una muchedumbre y el calor húmedo del remolino de cuerpos que lo zarandeaban y lanzaban puntapiés a su paso. Se detuvieron en su avance, subieron un pequeño escalón y lo giraron hacia la concurrencia, la voz de Laman se sobreponía a los gritos de los milicianos allí reunidos».

«El tedio que caracterizaba la vida social del pueblo se había metamorfoseado en un aliento de mal agüero que iba de boca en boca. Los viejos decían que la ambición de un joven había traído una tragedia que se veía venir, los hombres hablaban de una venganza por una infidelidad, las madres advertían a sus hijos que un asesino andaba suelto y no les permitían salir de casa. Todo Freer bullía de teorías sobre la muerte de un hombre que a nadie había interesado en vida».

 

Primeras páginas

https://www.megustaleer.com/libro/el-arte-de-morir-dos-veces/ES0167368/fragmento/

 

 

Ficha técnica

Título: El arte de morir dos veces

Autor: Alonso Barán

Sello: B DE BOOKS (grupo editorial PENGUIN RANDOM HOUSE)

Género: Thriller, Neo Western, Neo Noir,

Temática: Suspense, Misterio, Existencialismo.

Número de páginas: 688.

Ebook: precio con IVA: 3.99 €

Papel (tapa blanda): precio con IVA: 17 €

 

¿Dónde comprarlo?

Papel

Disponible en las principales librerías y grandes superficies.

Amazon: https://goo.gl/syPLTA

Casa del libro: https://goo.gl/oYE6oa

Digital

Descarga Kindle

https://goo.gl/S8bUK1

 

Descarga Ebook (Casa del libro)

https://goo.gl/KBu2Zv

 

Biografía autor:

Alonso Barán nació en Madrid en enero de 1978. Es escritor, filósofo y guionista.
Además de graduarse en filosofía por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, tiene un máster en guion de cine y televisión, y un máster en comunicación y política.
Ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en medios de comunicación y es autor de un guion para largometraje y varias novelas. Además de El arte de morir dos veces, tiene publicados un ensayo de filosofía política (Librepensamiento. Cómo no dejarse engañar) y un thriller psicológico (El azar no se llora), ambas obras tuvieron gran aceptación entre el público debido a su originalidad y dinamismo.

El arte de morir dos veces continúa la línea que caracteriza el estilo narrativo del autor: adrenalina literaria que te será imposible dejar de leer.

 

Publicado en Libros | Etiquetado , | 1 Comentario

El legado lingüístico de Chiquito de la Calzada. Explicación filológica.


El sábado once de noviembre falleció Chiquito de la Calzada. Como este blog tiene lectores de todo el mundo les indico que era un humorista español que saltó a la fama a mediados de los ’90 del siglo pasado gracias a su particular forma de expresarse, que inmediatamente pasó a formar parte de la cultura popular española. Por ello le dedico esta entrada con mucho cariño. Aquí queda un chiste para que os hagáis una idea de su estilo:

Y aquí otros vídeos más largo, para cuando tengáis tiempo:

Fonética:

Se dan cambios en el final de sílaba, tanto paragojes -adición de fonemas- como apócopes.

Paragoges: en su caso son innovadoras, pues añade consonantes líquidas /l/ y /r/ al final de la palabra cuando ésta termina en vocal. Los ejemplos más claros se producen cuando dice “comorl” “paparl” o “no puedorl”.

Adición de -d- intervocálica en “guarrerida” (guarrería)

Apócopes: tanto sílabas como fonemas “¿Te da(s) cuen(ta)? Entre paréntesis la parte omitida.

Hay otro fenómeno, que en este caso considero inclasificable aunque explicable fonéticamente: la palabra “duodeno” es pronunciada como “diodeno”. Podríamos decir que es una palatalización de la velar cerrada. (ver cuadro de vocales).

http://www.hf.uio.no/ilos/tjenester/kunnskap/sprak/nettsprak/spansk/portal/fonetica/index.html

 

Plano textual. Utiliza las siguientes palabras y expresiones que hacen función de marcadores discursivos (siguiendo a Casado Velarde. Introducción a la gramática del texto del español. Madrid. Arco Libros:

¿Te da cuen?: mantenimiento de la atención interlocutiva.

Hasta luego Lucas: cierre de discurso.

Por la gloria de mi madre: afirmación.

No puedorl: negación.

¿Cómorl?: duda.

Quietorl: advertencia.

 

Por su posición junto al sustantivo, hay numerosas palabras se encuentran en aposición: cobarde, pecador (de la pradera), que vino al mundo después de los dolores, torpedo. Muchas de ellas no tienen el significado real, hasta se podría decir que carecen del mismo.

 

Semántica:

Fistro: palabra comodín que puede funcionar como sustantivo o adjetivo.

Guarrerida española – La caidita de Roma: cosas relacionadas con el sexo.

Diodenor: puede ser tanto el duodeno como cualquier parte interna del cuerpo.

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Verbos semirregulares. Un caso concreto.


Este anuncio, que está a repetirse moito nas emisoras de radio, serve para introducir o tema.

Os verbos semirregulares presentan alteracións no vocalismo da raíz ou na vogal temática do tema de presente. Aparecen en todas as conxugacións, pero imos centrarnos no caso concreto do anuncio “subes ou baixas”

Subir é un verbo semirregular no que a alternancia prodúcese entre /u/ e /Ɔ/ (‘o’ aberto) no presente de indicativo.

Subo, sobes /Ɔ/, sobe /Ɔ/, subimos, subides, soben /Ɔ/.

Pronúncianse con ‘o’ aberto segunda e terceira do singular e a terceira do plural do presente de indicativo. Ver: As normas ortográficas e morfolóxicas da lingua galega. Vigo. Edicións do cumio. 2004. 4ª ed. Páx. 97.

Ademais esta cuestión foi preguntada na convocatoria de setembro de 2017 na proba de ABAU.

http://ciug.gal/docs/probas/2017/ABAU_2017_Lingua_Galega.pdf

 

Publicado en A gramática, Lingua galega e literatura | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Digilosofía. Ese curioso acrónimo.


Recientemente una entidad bancaria de cuyo nombre no quiero acordarme, por una parte en el sentido quijotesco de la expresión, ha lanzado una campaña para mostrarnos su nueva filosofía; forma elegante de decir que van a modificar su forma de actuar. Pero por supuesto nada más lejos de mi intención ni hacer publicidad ni causar perjuicio a dicha institución, ya que aquí sólo vamos a comentar el anuncio desde el punto de vista lingüístico, pues mi ignorancia en los asuntos financieros me impide emitir un juicio de influencia entre quien esté acostumbrado a manejar grandes capitales.

El término en cuestión es digilosofía:

Esta nueva palabra se ha originado por un procedimiento de acronimia, en este caso formado por el inicio de una palabra “digital” y el final de otra “filosofía”.

Antes de hablar de la estructura de la palabra detengámonos primero en la definición de la palabra: es un sustantivo pero se define como un verbo, algo que en las Pruebas de Acceso a la Universidad se consideraba un error. No es que ahora se dé por válido, simplemente que en las actuales pruebas, en Galicia, se suprimió este modelo de ejercicio.

Ya dejamos claro que los términos que lo forman son “digital” y “filosofía”; pero nos planteamos si su combinación es correcta “digi-” y “-losofía”.

Poco que discutir a que de la primera palabra se tomen las dos primeras sílabas. El problema se encontraría en el segundo término de acrónimo, que está formado por “filo” (amigo, seguidor) y “sofía” (sabiduría) “-losofía” está constituido por el final de “filo”, tal vez con intención de que de alguna manera pensemos en la palabra “filosofía”, pero no estoy seguro.

Propongo dos opciones que consideraría más correctas. “digitosofía” o “digisofía”.

 

Publicado en Lengua, Semántica; el alma de las palabras | Etiquetado , , | Deja un comentario

Conexión REM. La visión de Javier Naveira.


Hará algo así como más o menos un mes volví a encontrarme con un gran amigo de la universidad al cual, precisamente, no había vuelto a ver desde aquellos ya lejanos (y, por gracia suya, también gloriosos) tiempos del arma virumque cano que él, entonces, tan bien supo glosar reencuentro en el que tuvo la gentileza de obsequiarme -siempre tan generoso- con este libro que acabo de leer: la ópera prima de la escritora gallega Silvia Fariña López, una novela y una autora perfectamente desconocidas hasta ese día para mí que, sin embargo -coincidencias de la vida-, tuvieron la virtud de conectarme (permítaseme la licencia de jugar con el título de la obra -aunque, en mi caso, hubiese sido bien despierto-) con otros tiempos aún anteriores a aquellos épicos de la universidad que, por ser más bucólicos que los que vendrían después, podrían ser denominados como los de la rosa rosae, porque resulta que esta novelista (¡oh, sorpresa!) se llama exactamente igual (nombre y apellido) que una betanceira que durante todos esos años bachilleres (sí, lo sé, estoy pecando por defecto) ejerció sobre mí un gran ascendiente, la cual, además -para mayor estupefacción mía (porque si ya es extraño que un libro incurra en la indiscreción de darnos a conocer la edad de su autora más aún me lo parece el hecho de que hasta llegue a revelarnos el día exacto del natalicio)-, casi fue a nacer en la misma fecha que su homónima (y ahora ya sólo falta también que se le parezca físicamente -¡e incluso en su forma de ser!- para haber conseguido llevar a la realidad, si bien en versión mujer, lo que Saramago novelaba en “El hombre duplicado”.


porque, aunque no lo sea siempre en forma de auto sacramental, la vida no deja de ser un sueño.

 

Pero mejor dejémoslo ahí, sin querer ir más allá, porque la tentación de pensar que la naturaleza imita al arte puede ser muy fuerte y no pocas veces la curiosidad mata al gato), con lo que ya se podrán imaginar ustedes cuál habrá sido la clave de lectura de la presente obra: si dicen que toda novela primeriza suele pecar en exceso de autobiográfica esta para mí nunca lo habrá hecho lo suficiente en aras de, así, hallar más paralelismos entre las vidas de los personajes de la misma (sus inquietudes, amistades, hábitats, etc.) y la de la sosias de la autora, lo malo -y he ahí mi frustración- es que en ella las existencias de los protagonistas se reducen casi exclusivamente a vegetar en las camas de un hospital llamado Rebula donde todos se hallan en coma, estado en el que, sin embargo (¿o gracias a él?), son capaces de soñar una mancomunada pesadilla cuya narración -y he ahí mi alivio (porque, aunque no lo sea siempre en forma de auto sacramental, la vida no deja de ser un sueño)- viene a ocupar la mayor parte de la novela, así, gracias a la inventiva  de otro de los protagonistas -justamente el antagonista de los anteriores: su matasanos, el urdidor de la conexión REM que da título a la obra (una especie de acceso vía red venosa a dichas fases del sueño -por lo demás las más vívidas (valga el oxímoron) del mismo- de otras personas con las que, además, se puede interactuar)-, todos ellos -incluido este último- dan en soñar esa misma pesadilla que, y he ahí el busilis de la obra, tiene la particularidad de poder decidir el futuro de los personajes comatosos, esto es: aquellos que en ella logran salvar su vida -bien por haberse escaqueado del matasanos, haberle dado esquinazo a las tendencias suicidas, haber logrado superar una grave enfermedad, etc.- pueden volver a despertar de ese mal sueño que los tiene postrados en la cama del hospital, pero a los que la pierden ya no les queda otra más que morir soñando, una pesadilla pues muy sui generis esta de la “Conexión REM” porque, además de las mencionadas singularidades de la mancomunidad y de la trascendencia vital, está también totalmente exenta de aquello que más define este tipo de sueños: lo disparatados e ilógicos que son, el nulo orden y concierto que guardan, sus ansias por impugnar la realidad de nuestra existencia, etc. pero… un momento, ¿acaso no hay veces en las que la vida es aún más esperpéntica y absurda que una pesadilla?, por ejemplo cuando cierras este libro de Silvia Fariña López y te das cuenta de que habías querido leer una novela juvenil que soñaste hace ya muchos años.

Javier Naveira Pandelo es licenciado en Filología hispánica por la UDC, gran lector, hombre erudito y magnífico crítico literario no ejerciente de este noble oficio que sin duda se vería engrandecido con su sabia labor.

Publicado en Libros | Deja un comentario

El orden alfabético no es igual que el numérico. ¿Cómo definir los números? Pequeña reflexión.


Recordamos en una entrada anterior que poníamos de manifiesto un problema que surgía cuando afirmábamos que los diccionarios definían los objetos de la realidad y nos tocaba explicar una letra ¿cómo acotábamos su significado? Se proponían varias alternativas, como la descripción de su trazo, la posición que ocupaba dentro de su sistema, pero siempre siendo conscientes de que cualquier propuesta sería imperfecta.

Sin embargo, un mayor problema se nos plantea cuando se trata de definir los números. Las letras siempre van a aparecer en orden alfabético, pero los números no. Somos de letras, pero eso no impide que no sepamos contar, naturalmente; así que vamos a contar hasta cinco:

Uno, dos, tres, cuatro, cinco.

Si ordenamos esta serie por orden alfabético tenemos: cinco, cuatro, dos, tres, uno. No es una cuenta atrás, pero casi. Se trata de un detalle, aparentemente sin importancia, pero vamos a buscar la definición del número cuatro:

http://dle.rae.es/?id=BV2fIc4

Cuatro, como numeral, es definido como tres más uno. O sea que en la definición aparecen dos elementos que pertenecen a su serie, que lo preceden, pero que en el diccionario vienen mucho después. Suponiendo que se desconozca su significado, la causa más probable es porque se ignore la secuencia de numerales, por tanto nos preguntamos ¿Qué sería más útil? ¿Aprender los números en matemáticas o conocer sus definiciones en el diccionario?

Pensemos igualmente en dicho número: es par y por tanto divisible por dos, forma parte de sus características y en ningún momento se dice. Se nos dice que es el resultado de tres más uno, pero hay infinidad de operaciones que nos permiten obtener esta cifra ¿Por qué no podría ser dos por dos, o dos al cuadrado, o raíz cuadrada de dieciséis?

Vamos ahora con el cinco http://dle.rae.es/?id=9Fa9fmv su procedimiento de formación es exactamente el mismo que su predecesor (4 + 1), viene antes en el diccionario, por tanto si no sabemos qué es un cuatro, malamente podremos saber qué es un cinco. Nuevamente insistimos en la infinidad de operaciones que podemos realizar para conseguir este número e introducimos una nueva carencia: en ningún momento se nos indica que este numero es impar y primo.

Unas últimas reflexiones ¿Cuántos número se definen en un diccionario? Tengamos en cuenta que la lista es infinita y naturalmente el diccionario tiene un número limitado de entradas ¿Cada número por elevado que sea, sería definido como la suma del anterior más uno?

Artículo de referencia: “Una definición típica de los numerales: la de cálculo aritmético”. En PORTO DAPENA. J. A. Lexicografía y metalexicografía. Estudios, propuestas y comentarios. Coruña 2009. UDC. Servizo de publicacións. Págs. 137 a 155.

 

 

Publicado en Nuestro amigo el diccionario | Deja un comentario